web analytics

Cuando llegan las vacaciones, uno de los mayores escollos que nos encontramos aquellos que tenemos perros y gatos es con quién dejarlos durante nuestra ausencia. Llevarlos de viaje es incómodo para ellos y para nosotros, especialmente en viajes en avión o en tren; dejarlos con algún familiar o amigo supone el pedir un favor, con el que siempre estamos en deuda, además de tener la sensación de estar molestando… Por lo tanto, lo mejor en estos casos, es dejar a nuestros perros y gatos en una residencia canina y gatuna que sea fiable y que presente los mejores servicios para podernos ir tranquilos, como puede ser el residencial canino y gatuno petjiltonclub.

A continuación vamos a daros una serie de pautas para que valoréis la residencia canina y para que tengáis la seguridad de que dejáis a vuestra mascota en buenas manos, en un entorno seguro y cuidado.

Habitaciones individuales

Residencia canina con habitaciones individuales

Uno de los aspectos que más valoramos es que los perros y los gatos no estén todos juntos todo el tiempo y que dispongan de una habitación para ellos solos, donde poder descansar y dormir tranquilos. En ocasiones, hay perros que molestan a otros debido a su edad o a su carácter y se crean pequeños conflictos, por eso es de máxima importancia que dispongan de un cubículo o espacio separado o delimitado por vallas donde estar solos para poder estar sin que ningún otro colega les moleste.

Habitaciones adaptadas

En el caso de tener un perro o un gato con necesidades especiales debido a la edad o a que tienen alguna lesión en las patas, el hecho de dejarles unos días con alguien es aún más difícil. Por eso, en las residencias caninas de calidad tienen habitaciones adaptadas para animales que lo necesiten.

También te puede interesar  El perro celosón de la ovejita bebé...

Zonas al aire libre para el recreo

Residencia canina con zonas al aire libre

Este es otro punto que consideramos crucial en una residencia canina, el que tenga zonas al aire libre y parques cercados en donde poder hacer ejercicio y relacionarse con otros perros. Incluso resulta ideal si tienen algún elemento donde poder jugar a esconderse o trastear.

Zonas de recreo cubiertas

Residencia canina con zonas de recreo cubiertas

Si vivimos en una zona con mucho sol o con lluvia abundante, que puede durar días, también es importante que la residencia canina y gatuna tenga alguna zona donde poder estar libres y andar de un lado para el otro que esté a la sombra o parapetada de la lluvia. Así, nos aseguraremos de que, haga el tiempo que haga, no se va a quedar sin recreo.

Alimentación de calidad

Es muy importante también que, durante los días que esté nuestra mascota allí, le alimenten como es debido, con pienso de calidad. De necesitar seguir una dieta específica, es notable que el personal siga las instrucciones de los dueños y de la comida especial que le facilitamos.

Personal cualificado en educación canina

Residencia canina con persona cualificado

Del mismo modo que las instalaciones y la alimentación, es básico y crucial que el personal que allí trabaje esté formado para el cuidado y la educación canina, y más aún si tenemos un perro que resulta problemático. Es importante que nos aseguren que si nuestro perro tiene algún roce con otro animal, puedan mediar para que socialicen bien y su estancia sea tranquila.

Limpieza exhaustiva

Residencia gatuna

Por supuesto, no podemos olvidarnos de la limpieza de las instalaciones, que tiene que cumplir unos altos estándares para asegurarnos de que nuestra mascota está en buenas condiciones higiénicas.

También te puede interesar  Así se bañan mis perritas

Por lo tanto, en una residencia canina y gatuna de calidad, nuestra mascota tendrá una habitación individual, una zona de recreo para que socialice dotada de espacios a la sombra o espacios cubiertos por si llueve, que todo esté bien limpio. así como que el personal tiene que ser cualificado para tratarles de forma amable. alimentarles como es debido y tratar de corregir aquellas malas conductas que puedan surgir del contacto con otros animales que no conoce.