web analytics

Cada día es más común tener en casa un roedor como animal de compañía. Aunque lo más habitual es tener un hámster como mascota, se ha ampliado un poco más la variedad y, actualmente, muchas personas y muchas familias eligen los jerbos para llevarlos a su hogar. Hoy vamos a conocer un poco más sobre este tipo de roedor, ya que quizás es algo más desconocido que sus parientes, las ratas y los ratones. Vamos a ver estas curiosidades sobre los jerbos, así como algunos consejos para su cuidado.

SON ROEDORES MUY INTELIGENTES

La primera característica a resaltar de los jerbos es que son unos animales muy inteligentes. Tanto, que los utilizaban en experimentos de laboratorio hace más de 50 años. Esto dejó de ser así cuando los investigadores se quedaron prendados de los jerbos, gracias a su simpatía y a su buen carácter, y se los llevaron a casa para tenerlos de mascota.

SON MUY CURIOSOS

Otro aspecto que define a los jerbos es que son muy curiosos y les encanta estar al tanto de lo que pasa a su alrededor, por eso es muy común encontrarlo erguido sobre sus patitas de atrás y vigilando o cotilleando.

SON MUY JUGUETONES Y ATLÉTICOS

El jerbo es un animal muy activo, les encanta jugar y uno de los juguetes que más les gustan es un rollo de cartón de papel higiénico o de rollo de cocina. A parte de utilizarlo como túnel, lo roerá hasta acabar con él, lo cual es necesario para que no le crezcan mucho los dientes. Como fruto de esta actividad, el jerbo es un animal atlético y rápido. Les encanta saltar, llegando a realizar saltos de más de medio metro, y también trepar.

También te puede interesar  Cómo combatir la fobia a las arañas

SU HÁBITAT ES EL DESIERTO Y NECESITA EXCAVAR Y TENER UNA MADRIGUERA

Por otro lado, entre la curiosidad, la actividad y la necesidad, el jerbo tiene tendencia a excavar. Esto es porque en su hábitat natural, el desierto, el jerbo cava túneles que le sirven de madriguera. Por lo tanto, en vez de una jaula, es necesario comprar terrarios para jerbos en los que tengan suficiente espacio y profundidad para tener varios niveles conectados por rampas, túneles y, si es posible, suficiente arena o sustrato para que puedan excavar. También es buena idea que esos terrarios tengan una casa que les sirva de madriguera, donde poder meterse para dormir o descansar.

TIENEN EL OÍDO MUY DESARROLLADO

Otra curiosidad de los jerbos es que tienen el sentido del oído muy desarrollado, son muy sensibles y captan frecuencias que nosotros no, así como que emiten sonidos que los humanos no podemos apreciar.

TIENE QUE ESTAR CON OTROS ROEDORES

El jerbo es un animal muy sociable, así que es posible que se ponga triste o se aburra si no tiene otro compañero en el terrario. Por lo tanto, es muy buena adoptar otro jerbo, preferiblemente del mismo sexo, ya que así se harán compañía y no se reproducirán.

TIENEN EL RÉCORD DE APAREAMIENTO POR HORA

Hablando de reproducirse, tenéis que tener cuidado si tenéis una hembra y un macho en un mismo terrario, ya que las hembras, cuando están en celo (y ojo, que eso ocurre muy seguido, cada cuatro días), tienen mucho carácter, se ponen nerviosas y quieren aparearse constantemente y se lo exige al macho. De hecho, este la monta cada pocos segundos, por lo que tienen el récord de apareamiento por hora según La Madriguera,  una asociación protectora de pequeños animales. Así que de nuevo, atención, porque podréis tener camadas de jerbos continuamente si no vigiláis ese aspecto.

También te puede interesar  También hay perros góticos

Hay otras curiosidades de los jerbos destacables, como que se desprenden de su larga cola para no ser capturados por sus depredadores en el desierto o que marcan territorio con la barriga.

in duda alguna, es un animal lleno de sorpresas y creemos que, en compañía de otro jerbo del mismo sexo y en una jaula grande, con buena alimentación y una temperatura agradable, el jerbo puede ser feliz en nuestra casa y, nosotros, ser felices con él.