web analytics

Los animales pueden ser los mejores compañeros de viaje para una persona, tanto literal como metafóricamente hablando. Se sabe que siempre se puede contar con ellos, que son atentos y receptivos y, a mínimo que se les da cariño, lo suelen devolver con creces. Siendo así, qué menos que mirar por su mayor bienestar posible. Una buena base, sin duda alguna, será la de centrarse en contar con una buena alimentación para ellos y aquí el pienso para perro Happets tiene mucho que decir.

El motivo de esta mención es simple. Igual que uno debe preguntarse por cuál es el mejor pienso para un cachorro o qué comida puede sentarle mejor a nuestra mascota cuando se hace mayor o cuenta con algún tipo de patología está bien el saber que existe la opción de contar con un pienso personalizado.

Lo mismo que ocurre con las personas, sucede con los animales. Aunque nos podemos parecer después cada organismo es un mundo. Desde Happets se han propuesto desarrollar un pienso único para nuestro compañero inseparable consiguiendo que no sólo sea el que más le gusta sino también el que mejor le sienta. ¿A qué debemos atender para esto?

Visita al veterinario

Conviene hacer, de vez en cuando, un chequeo y aunque todo puede estar perfectamente, mejor asegurarse. A veces son cosas tan simples como una simple intolerancia pero eso ya le estará causando molestias innecesarias al comer algo que no le acaba de sentar bien.

Edad

Hay que tener claro que las necesidades no son las mismas cuando son cachorros, que cuando crecen o cuando ya están en la etapa senior. Tratar de mantener la misma comida a lo largo de toda su vida es un grave error.

También te puede interesar  Cuidado con el perro! Si, ya, claro...

Personalización

Sí, por fin se ha dado un paso más en este sentido y esta utopía se ha hecho realidad. El proceso para conseguir esto es de lo más sencillo además. Tan sólo hay que llevar a cabo un breve registro (aquí se introducen los datos básicos de la mascota), se seleccionan las preferencias y se deja que los profesionales elaboren una receta única. Después tan sólo será cuestión de elegir cada cuánto se desea que esa comida llegue a casa. Así de sencillo y sin tener que desplazarse a ninguna parte.

Un poco de atención

Aunque los animales no hablan nuestro mismo idioma suelen tratar de comunicarse cuando algo no va del todo bien. A su manera tratarán de decirle a los humanos que se encuentran enfermos, que tienen dolor o que esa comida no es para ellos. No hay que forzarles en este sentido porque no suele ser por una cuestión de antojos sino por una necesidad mucho más primaria. Con tan sólo prestar un poco de atención, esto se podrá percibir fácilmente.

En cuanto a viajar con ellos, puede ser un gran plan sino se estresan demasiado. Sino, la alternativa es buscar a alguien que se haga cargo o llevarles a una pensión por ese tiempo de vacaciones. Con las navidades tan próximas hay muchas personas que se plantean una mascota como regalo y puede ser una gran idea siempre que se tenga en mente que la responsabilidad ha de mantenerse los 365 días del año.