web analytics

Los problemas articulares en perros son muy comunes, especialmente en determinadas razas. Dependiendo del tipo de enfermedad, puede afectarles más o menos, desde leves molestias hasta dificultades para caminar, para hacer ejercicio o para realizar actividades diarias, así como que les puede llegar a causar dolor. Los codos y la cadera son las zonas más afectadas y se puede tratar de artritis canina hasta la displasia, siendo la displasia de cadera un problema muy común. Es muy importante saber detectar el problema lo antes posible, descubrir la causa y administrarle el tratamiento correcto. De esto va este artículo, así que atentos.

Cómo detectar problemas articulares en perros

Síntomas dolor articular en perros

Como hemos mencionado, lo primero es detectar cualquier anomalía lo antes posible, antes de que vaya a más. Podéis estar tranquilos, ya que los problemas articulares son fáciles de detectar, en seguida vais a notar que hay ciertas diferencias o anomalías en su manera de moverse. Aquí tenéis una lista con una serie de señales que os deberían alertar y que muy posiblemente se trate de un problema en alguna de sus articulaciones:

  • Movimientos raros o movimientos en los que se le ve incómodo
  • Rigidez en las patas, entumecimiento de la zona o que se les ve con la «pata tiesa», es decir, con dificultad para doblar la pata o flexionarla (problema articular en los codos)
  • Dificultad para levantarse o ponerse de pie (problema articular en cadera)
  • Cojera
  • Negativa a subir escaleras o a saltar
  • Hinchazón en las articulaciones
  • Mal humor
  • Aversión a los mimos o caricias en ciertas zonas

Si notáis que vuestro perro tiene uno de estos síntomas o varios, no tardéis en acudir al veterinario para que le haga una revisión y para que le recete el tratamiento más adecuado, que suele ser un condroprotector, como el condroprotector Hyaloral para razas grandes y medianas o uno de similares características.

También te puede interesar  Un bexito!

Causas de problemas en las articulaciones en perros

Las causas de que vuestro perro padezca uno o varios de los síntomas que hemos detallado en el anterior apartado pueden ser varias, aunque las más comunes son las siguientes:

Displasia de cadera o displasia de codo

Tanto la displasia de cadera como la de codo son problemas hereditarios relacionados con el desarrollo. Tienen lugar cuando las articulaciones no crecen o no se desarrollan adecuadamente y, por lo tanto, se vuelven disfuncionales y pueden causar dolor artrítico y malestar general.

Problemas de ligamentos cruzados

Otra de las causas más comunes de los dolores articulares en perros son los problemas con los ligamentos. Esto ocurre con el tiempo, ya que se desgastan y se degeneran los ligamentos de un perro, por eso suele ocurrir cuando el perro llega a la vejez, causando artritis y dolor articular.

Enfermedad von Willebrand

Esta causa ya es algo más rara o menos común. Se trata de la enfermedad de von Willebrand, que es un tipo de hemofilia que causa sangrado en las articulaciones y puede dar lugar síntomas similares a los de la artritis.

Otras enfermedades

Hay enfermedades como la obesidad, la enfermedad de Lyme, la artritis reumatoide, el cáncer o el hiperparatiroidismo que pueden causar molestias articulares en los perros. Por eso es importante ir al veterinario y que le haga todo tipo de pruebas para descartar estas enfermedades y dar con en diagnóstico correcto.

Tratamientos

Una vez el diagnóstico está hecho, el tratamiento puede ser diverso, dependiendo de la enfermedad que sufra vuestro perro. Los tratamientos pueden ir desde cambios en la dieta, para que ésta sea equilibrada, rica en vitaminas y aminoácidos, pasando por hacer ejercicio para mantenerse sano y con el peso que le corresponde, siguiendo por la medicación, normalmente los veterinarios recetan medicamentos antiinflamatorios para reducir el dolor, como un condroprotector como el que hemos mencionado antes. Es también es posible que el veterinario recomiende sesiones de fisioterapia canina que, en algunos casos, puede ser muy eficaz si se da con el tratamiento adecuado, como masajes, termoterapia, electroestimulación, ejercicios pasivos-activos, ultrasonidos, láser terapéutico o magnoterapia, entre otras.. El último recurso es la  cirugía.

También te puede interesar  Cuando le tiras una pelota a tu perro y te trae cualquier cosa de vuelta...

Prevención

En algunas razas, los problemas en las articulaciones son hereditarios y no se pueden prevenir, de eso no hay duda. Sin embargo, en otros casos hay maneras de prevenir la artritis canina, especialmente controlando la dieta y el ejercicio, así que tenéis que tener en cuenta esto para que vuestro perro esté salduable y para reducir las posibilidades de que sufra problemas articulatorios.