web analytics

Si tienes perros, sabrás que son una especie de aspiradora capaz de comer prácticamente cualquier cosa, en especial si está en tu plato. Es difícil resistirse ante esos ojos tan grandes que le hacen chantaje emocional a cualquiera, pero tienes que ponerte duro y no darle de tu comida, especialmente si contiene ciertos alimentos prohibidos para perros.

Pero, ¿cuáles son estos alimentos que no pueden comer los perros? Pues estate atento, ya que te lo vamos a contar, así como los problemas que podrían ocasionarles si llegan a ingerirlos.

Qué no pueden comer los perros

Chocolate

Sí, esa delicia que es el chocolate, no es apta para darle a tu perro, aunque te la pida. Los hay que lo huelen y lo rechazan, pero los hay muy glotones a los que les encanta. Es uno de los alimentos que no pueden comer los perros porque puede causarle problemas en el sistema nervioso y en el corazón, pudiendo ocasionar la muerte si la ingesta es en grandes cantidades.

Café

El café es otro de los alimentos que no debes de darle a tu perro. De hecho, los estimulantes no so buenos amigos de los animales. La ingesta de café puede ocasionarle a tu perro problemas intestinales, como el vómito y la diarrea. Además, se considera tóxico para el sistema nervioso y el corazón, así que mantenlo bien alejado de tu taza de café, aunque sea con leche.

Leche

Y hablando de leche, es otro de los alimentos que no deberías darle a tu peludo canino, ya que les puede causar diarrea. Piensa en tu perro como si fuera una persona intolerante a la lactosa, así que tampoco le des nata, queso o yogur.

También te puede interesar  Centros caninos especializados en Bichón Maltés Americano

Ajo y cebolla

Cuidado con estos dos, ya que suelen estar muy presentes en la dieta mediterránea, y muchísimas de los platos que preparas para ti o para tu familia, contienen cebolla y ajo, dos alimentos que no debes de dar a tu can. ¿Por qué? Porque el ajo, si se ingiere en grandes cantidades y crudo, puede causar daños en la flora intestinal, puede provocar anemia. En cuanto a la cebolla, ocurre lo mismo, es tóxica en grandes cantidades o sis e consume regularmente. Al igual que el ajo, puede provocarle anemia, así como insuficiencia renal.

Uvas y pasas

Sea cual sea la fase de la uva, ya esté fresca o sea uva pasa, no debe de darse a los perros, ya que pueden causar insuficiencia renal, son bastante tóxicas si es ingerida en grandes cantidades. Si consumen pocas, puede ocasionarles diarrea.

Aguacate

Puedes darle a tu perro la carne del aguacate, pero no el hueso, ni la piel, ni las hojas, ya que contienen una sustancia llamada persina que puede causarles vómitos y diarrea.

Huesos de pollo o pescado

¡Lo que les gusta un hueso a los perros! Sí, pero tienen que ser huesos grandes que no se traguen, sino que roan para limpiarse la placa o para afilarse los dientes. Los pequeños huesos de pollo o de pescado pueden ocasionarle cortes en el estómago o en otros puntos del sistema digestivo, así que evita dárselos.

Nueces de macadamia

Los frutos secos, en general, no son beneficiosos para los perros. Además de hacer que tu perro se pueda atragantar fácilmente, hay frutos secos, como las nueces de macadamia, que son tóxicos para perros. Les puede causar problemas para caminar, letargo y temblores, así que mucho cuidado.

También te puede interesar  Me encanta estar tirao con mis perritos...

Alcohol

Si el alcohol ya resulta tóxico para los humanos en grandes cantidades, imagina para los perros. Aunque el riñón del humano puede eliminar el alcohol, el del perro no puede, así que puede provocarle grandes problemas de salud, incluso la muerte. La mejor bebida para tu perro es agua bien limpia y fresca.

Fritos y grasas

Esto es común para los perros y los humanos: hay que evitar el consumo de alimentos fritos y grasos, ya que pueden causar molestias estomacales, favorecer la aparición de pancreatitis y obesidad.

Hasta aquí la lista de alimentos que tu perro no debe comer. Si ha ingerido sin que te dieses cuenta alguno de estos alimentos, estate atento a su salud y a si presenta alguno de estos síntomas. Si es así, llévalo al veterinario. Recuerda que la mayoría de ellos, en pequeñas cantidades, puede ocasionarles problemas, pero no son letales. Con todo y con eso, ¡mucho ojo con lo que come tu peludo!