web analytics

Las comparaciones son odiosas, por eso tenemos que dejar a un lado lo de comparar a los gatos con los perros, ya que son dos universos distintos y dos psicologías completamente diferentes. Con los gatos no sirven de nada los trucos y consejos para educar a un perro ni la experiencia que tengas con ellos, así que olvídate de todo lo que sabes o has escuchado por ahí y piensa que es otro animal y que, por lo tanto, hay otros trucos y consejos, como los que te vamos a dar a continuación.

Acostúmbralo desde muy pequeño a determinadas actividades

El gato no es un animal gregario ni social de base, por eso es importantísimo que esté con humanos lo antes posible, si es con entre dos y siete semanas mejor, para que socialice tan pronto como pueda con las personas y no sea tan independiente y pasota. Así, tienes que acostumbrarlo tan pronto como puedas a determinadas actividades como cogerlo en brazos, que le cortes las uñas, meterlo en en transportín, etc. En Housepet puedes encontrar accesorios para todo este tipo de actividades a las que tu gato se va a tener que acostumbrar,

Ponlo en la bandeja higiénica nada más llegar

Normalmente, los gatos suelen aprender a hacer sus necesidades en el arenero ellos solos, pero algunos expertos aconsejan que pongas al gato en la bandeja higiénica con su arena nada más lo traigas a tu casa para que reconozca ese rincón y lo haga suyo de algún modo. No te preocupes en exceso por ese aspecto, porque lo más seguro es que por instinto o por el olor lo hagan motu proprio.

Dale comandos suaves

Como hemos mencionado, los gatos no responden bien a los condicionantes de los perros, como gritarles o darles toques en determinadas partes del cuerpo, ya que no son ni sociales ni gregarios. Por el contrario, los gatos tienen aún un componente salvaje, por eso no los puedes someter con autoridad, sino que les tienes que intentar «camelar» con comandos suaves, sin nada de agresividad.

También te puede interesar  A ver, a ver, este gato sphynx se parece peligrosamente a Hitler

Mantenlo despierto durante el día

Los gatos son nocturnos, así que si no quieres tenerlo como un loco por la casa por las noches mientras tú intentas dormir, el truco es mantenerlo despierto durante el día, siempre que estés en casa y puedas, atenderle y jugar con él para que llegue muy cansado a la noche y no le quede otra que dormir.

Juega con él

Tal y como acabamos de mencionar, jugar con el gato es muy importante, puesto que son animales muy juguetones y muy curioso, de hecho, parte de la socialización es jugar con él. Además, el juego les sirve también a aprender a cazar, pero eso sí, lo mejor es que utilices juguetes para jugar con él, en vez de tus manos o tus brazos, porque tienden a arañar sin querer.

Paciencia y constancia, como con todo

¿Te suena lo de paciencia y constancia? Está presente durante toda tu vida, en todo aquello que pretendas conseguir, pues para adiestrar a tu gato, lo mismo. Te será mucho más difícil si es un gato mayor o uno rescatado de la calle, ya que está acostumbrado a la vida salvaje y libre, pero podrás conseguirlo si te lo propones y sigues estos consejos y los de otros expertos.

Esperamos que con estos consejos puedas educar a tu gato para que ambos podáis llevar una vida tranquila y en paz en casa, eso sí, siempre con momentos de diversión y de cariño.