web analytics

Hay un momento en que hay que darse por vencido en el empeño de que nuestras mascotas no se suban al sofá. Tanto si son gatos, como perros, van a acabar subiéndose, y es algo que, en el fondo, nos gusta a los dueños. ¿Por qué? Porque nos gusta pasar tiempo con nuestras mascotas, tenerlas encima y acariciarlas mientras vemos la tele o leemos… Ponerles la veda de que no se suban al sofá es alejarlas de nosotros y, en el fondo, perdemos tiempo de calidad con nuestros peludos, al mismo tiempo que nos resta bienestar.

¿Por qué solemos evitar que suban al sofá? Simple y llanamente para que no lo ensucien, no lo llenen de pelos y no lo arañen. Normalmente, la mayoría opta por poner una manta en el sofá para que se suban sus perros y sus gatos, pero no es del todo práctico, ya que se mueven y mueven la tela y, al final, el resultado es prácticamente el mismo. Por suerte, hay una solución: los sofás antimanchas y antiarañazos. En este artículo os vamos a contar qué son y las ventajas que representan para las familias con mascotas.

Qué son los sofás antimanchas y antiarañazos

Los sofás antimanchas y antiarañazos son aquellos que están tapizados con una tela especial, que puede ser Rommer, Aquaclean, Aqualine, entre otras tecnologías, cada fabricante aplica la suya o una patentada. La mayoría de estas telas están fabricadas con una protección avanzada en la tapicería. Se trata de una capa molecular invisible que cubre cada fibra del tejido. Así, se evita que penetre la suciedad y resulta muy fácil de limpiar con un trapo húmedo o con un poco de agua. Además, se trata de telas suaves, con apariencia bella y durables, así que no van a afectar a la decoración de la sala de estar o del salón. Están altamente recomendados, claro está, para familias con mascotas y niños. ¡Vamos a conocer sus ventajas!

También te puede interesar  La tendencia de los españoles a viajar con sus mascotas

Ventajas de los sofás antimanchas y antiarañazos

En su nombre ya están dos de sus ventajas principales, pero tienen algunas más, así que vamos a hacer un pequeño repaso.

Fáciles de limpiar

Perro en un sofá antimanchas

Como hemos mencionado en el apartado anterior, su principal ventaja es que son fáciles de limpiar, tan solo con un trapo húmedo o con paño y agua, se pueden quitar sus manchas. Esto, cuando se tiene un perro, es primordial, ya que sus patas siempre están en contacto con el suelo, ya sea el suelo de la calle o el de casa y, por lo tanto, prácticamente siempre están sucias. Con un sofá antimanchas, aunque lleguen a mancharlo, la suciedad no penetra en el tejido, se queda en la superficie, así con un trapito húmedo se puede retirar la porquería rápidamente.

No se pega el pelo

Gato en un sofá donde no se pegan los pelos

Esta es otra de las súper ventajas que presentan este tipo de sofás: no se pega el pelo. Si tenéis gatos o perros peludos, de los que se les cae el pelo, sabéis lo que es sufrir el tener pelos pegados en todos los textiles de la casa. Los pelos se meten por entre las fibras de la tela y es muy difícil retirarlos, incluso aspirando. Esta tela, con la capa que os hemos explicado antes, impide que esos pelos penetren en la tela se queden pegados, así que es fácil retirarlos con un aspirador de mano o con un rollo quitapelos.

No sufren arañazos

Gato en un sofá antiarañazos

Otra gran ventaja es que no sufren arañazos, especialmente de gatos y cachorros de perro, que les gusta especialmente escarbar y afilarse las uñas. Estas telas antiarañazos están reforzadas para que, cuando el perro o el gato intente arañar el sofá, no puedan, ya que la tela impide que las uñas penetren en el tejido, ya que al estirar para sacarlas, es cuando se produce la rotura y se deshace la tela.

También te puede interesar  Juegos de perros que acaban en lucha grecorromana

Sin duda alguna, es una gran idea comprar un sofá antimanchas y antiarañazos si tenéis mascotas en casa, no os vais a arrepentir, además de que es una solución con estilo para cualquier hogar