web analytics
Nos da igual que este vídeo sea un “fake” o falso, en realidad es un coche teledirigido, ninguno de los dos, ni el niño ni el perro, llega a los pedales, pero el arte que tiene este perro al volante es de lo más gracios que he visto últimamente, ¡por dios!
También te puede interesar  Zas, en toda la boca!