web analytics

Desde luego, lo de llevar a nuestros perros, nuestros gatos gatos o cualquier mascota que tengamos en casa al/la veterinario/a es un drama y una aventura de lo más épica. Son tan listos que por nuestra manera de actuar, de hablar y de movernos saben ya desde casa a donde les toca ir. Nunca sabes cuál puede ser su reacción. Algunos, como este perrito de 8 semanas, deciden jugar a hacerse los muertos encima de la mesa del veterinario, a ver si así se libran de ser revisados. ¡Es realmente gracioso!

Otros, como este gato siamés, se muestran realmente enfadados. Claro que con 21 años que tenía este gato cuando se grabó el vídeo, ¡cómo no iba a ser un grumpy cat!

Y lo que quizás no te esperas de tu gato pero puede suceder: que se conviertan en unos pequeños vándalos y que intenten destrozar la clínica o, al menos, desordenar todos los utensilios que puedan. Menudas técnicas tan sofisticadas para librarse del veterinario… me voy a apuntar algunas para cuando no me apetezca ir al dentista.

Algunos gatos son un poco psicópatas e intentan atacar al veterinario. No es para menos, seguro que no le estaba haciendo nada agradable.

Si quieres pasarte el día rodeado de animales, cuidarles y curarles, puedes estudiar un Grado veterinaria, ya que tiene salidas laborales y, además, estarás cumpliendo una función social. ¿Te animas?

También te puede interesar  Despierta, pajaroto!